Tras bastidores: la preparación de una fiesta

Cada vez que finalizamos un montaje y vemos el fruto de todo el esfuerzo en las sonrisas nerviosas de los peques, es inevitable sentir algo de nostalgia, porque allí terminan semanas de preparación en las que se crea un vínculo con esas madres que ilusionadas buscan sorprender a sus niñ@s.

Desde el primer contacto empieza la acción, porque el secreto de una fiesta perfecta es dedicarle tiempo, trabajo y corazón.

Detalles que marcan la diferencia.

Para los niños, incluso los más pequeños detalles adquieren gran relevancia. Todos tienen sus «fases» de colores o temáticas favoritas que se convierten en parte esencial de su mundo y su personalidad, por eso cuando preparamos una pijamada intentamos personalizar la fiesta todo lo posible al gusto del niño, convirtiéndole en el auténtico protagonista.

Las tarjetas. Una vez que sabemos el personaje o estilo que le gusta a nuestro protagonista buscamos entre varias opciones la que más se ajusta lo que quiere. A partir de allí empieza un trabajo que va más allá de escribir su nombre en un cartón, cada tarjeta se hace una a una, superponiendo capas para hacerla única y convertirla en un entrañable recuerdo de la fiesta.

El Kit. ¿Hay algo con más glamour que un antifaz para dormir?. Los nuestros se cosen a mano, una vez más, procurando que el color y estilo se ajuste al gusto cada peque. Una vez terminado se coloca en una bolsita (o se ata con un cordón si el estilo es más «salvaje»), ponemos cepillos de dientes de colores, una toalla de manos suavecita y finalizamos con una tarjetita que lleva el nombre de cada peque.

El día de la fiesta.

El día de la fiesta es fundamental contar con el espacio despejado para poder ubicar mejor los tipis y aprovechar al máximo la distribución.
En el tiempo que llevamos disfrutando de esta aventura nos hemos encontrado con todo tipo de gustos y eso nos mantiene siempre ideando nuevas posibilidades. Cada montaje es diferente, porque nuestros pequeños jefes mandan y nosotras vamos preparadas para sorprender 🙂

Alguna peque nos ha pedido un «Total pink»…

Otros un estilo más salvaje y natural…

Incluso hay quien no quiere tipis!

La decoración.

Ya sólo quedan los toques finales, que personalizan el espacio y le dan ese halo mágico que buscamos en nuestras fiestas.

Los accesorios de luz crean un ambiente acogedor…

Y con las bandejitas hacemos que cada invitad@ se sienta especial…y desayune bien!

Ya sólo nos queda disfrutar de una noche que los peques no van a olvidar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.